Notas y Artículos

Grupo PSAPPHA con Fernando Correa

10:25 hs. | 30 de Agosto | Portada

Grupo PSAPPHA con Fernando Correa

Artículo publicado en un periódico de la localidad sobre el grupo PSAPPHA, conformado por Diego Rojas, Edmundo Langner, Alejandro Inda y Fernando Correa, este último, maestro de nuestra Escuela de Música:

Todo comenzó con el sueño de formar un grupo. Diego Rojas y Fernando Correa, ambos músicos de la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes, decidieron un día unirse en un concierto para percusiones.

Hicieron dúos en los Café Conciertos de la OSSLA. Luego invitaron a otros músicos y enriquecieron la sonoridad de cada espectáculo, hasta que en 2007 se presentaron como PSAPPHA y hoy en día tienen un disco, han hecho una gira nacional, una internacional y siguen ganando público.

"Estos cinco años han sido de muchísimo trabajo, crecimiento y aprendizaje, porque lo que hasta hoy en día hemos logrado, no se consigue con un excelente concierto, ni de un año a otro. Ha sido como una construcción, desde una primera piedra", asegura Rojas, gerente e integrante del ensamble.

PSAPPHA, nombre que tomaron de la pieza para multipercusión con un solo intérprete, del compositor griego Iannis Xenakis, por ser la más representativa para el repertorio, tiene en sus filas además de Diego y Fernando, a Edmundo Langner y Alejandro Inda.

Música, ensayos y escenarios 

Desde el inicio, uno de los propósitos de PSAPPHA ha sido difundir el repertorio para percusiones, desde lo clásico, los ritmos afroantillanos y las obras contemporáneas. Además formar público. En ello han trabajado desde 2007.

"Empezamos a buscar espacios, hicimos conciertos en facultades de la UAS, en el patio del Bistro Miró, en municipios con Toda la Orquesta Todo el Estado, en los festejos de Culiacán", asegura Rojas.

Estuvieron picando piedra, dice, principalmente en Culiacán, tocando en las Riberas, las plazuelas, el patio del Ayuntamiento.

En 2008, concursaron con un primer proyecto para grabar un CD, en el Consejo Ciudadano para el Desarrollo Cultural de Culiacán, y fueron apoyados. Grabaron en 2009 y para ellos fue un gran impulso, una buena carta de presentación que les abrió las puertas en muchos escenarios.

Después fueron acreedores de una beca de coinversión para una gira en el Noroeste, con 14 conciertos en Baja California Sur, Baja California Norte, Guadalajara, Nayarit y Culiacán, entre 2010 y 2011.

Paralelamente participaron en los conciertos didácticos A formarte en escuela y luego ganaron la beca Educación Artística del INBA para ofrecer 20 conciertos, 10 en Culiacán y 10 en Los Mochis.

Además, han participado en proyectos con compañías de Danza, el año pasado con Delfos en Cuaderno de viaje y la Escuela Profesional de Danza, con Bonsai.

Y nada ha sido sencillo. Implica tiempo de estudio, de ensayo, esfuerzo para compaginar horarios y combinar el trabajo del ensamble con la orquesta, las clases, la familia.

"Sí es complicado", reconoce Correa, "estamos en la orquesta, dando clases aquí en el instituto y en una escuela privada, hay que compaginar todo eso. Primero es querer hacerlo, dejar los huequitos que se puedan para estar desde una reunión para platicar sobre qué se va a tocar, hasta participar en los ensayos y los conciertos".

Otro reto ha sido encontrar espacio físico para los ensayos. Y las jornadas del día se extienden hasta por 14 ó 16 horas, incluyendo sábados, domingos e incluso vacaciones.

"Muchas veces ensayamos aquí (en el salón de ensayos de la orquesta), otras en el salón de percusiones de la José Limón, la bodega del teatro, hasta en los camerinos", dice Rojas, "eventualmente en la casa de alguien cuando no requerimos muchos instrumentos, hasta en los hoteles cuando estamos de gira".

Este esfuerzo ha sido recompensado. El Fonca los seleccionó como beneficiarios del Programa de Apoyo a Proyectos y Coinversiones Culturales, el año pasado con su proyecto Gira Ibérica 2012, con la cual hicieron presentaciones en Málaga, en Portugal, Cascais y Alcobaça, y España en San Lorenzo del Escorial y Segovia.

"Fue una gira especial, salir al extranjero es significativo, y estar en los escenarios es mucha emoción, nervios, todo lo que conlleva tocar con otro tipo de público. Fueron conciertos interesantes. La respuesta de la gente fue muy grande yo la verdad no me esperaba tanta ovación, tan pronta respuesta", dice Correa.

Para Langner el público español fue más seco y los portugueses más cálidos.

"Aplaudían bastante siempre, salíamos varias veces a escena".

De esta gira, aún les falta seis conciertos en México, con presentaciones en Sinaloa y en Guanajuato, dentro del Festival Cervantino.

Repertorio 

La conexión entre PSAPPHA y el público es casi siempre inmediata. Sus repertorio es muy sonoro, lleno de ritmos contagiosos, hasta vistosos, como cuando montaron la pieza Stinkin' garbage", de Ed Argenziano, pieza para botes de basura que implica todo un despliegue coreográfico.

En cinco años, su repertorio cuenta con aproximadamente 40 piezas, de autores sinaloenses, como Aldo Rodríguez, mexicanos como Mario Lavista, José Luis Castillo, hasta serbios, australianos, ingleses y brasileños. De los cinco continentes.

"Tenemos bastante, y aún así estamos limitados para una que otra pieza, sin embargo hemos podido explorar bastante repertorio y hemos hecho desde música con puros teclados, puras marimbas, membranófonos, música contemporánea, música escénica que implica con el cuerpo, o esta pieza de los tambos que tiene coreografía y visualmente es muy rica", explica Rojas.

"Un poco es buscar repertorio para diferentes tipos de escenarios o público, ya sea concierto didácticos, un repertorio más ligero o más complejo, para espacios abiertos o cerrados".

Inda, integrante del ensamble desde el año pasado, dice que lo importante es que a ellos les guste, por eso cada quien propone algún compositor.

Y es que el gusto del público es variado, asegura Langner, a veces les gusta el show, pero otras las piezas más complejas.

Ahora, a cinco años de trayectoria el reto es tener financiamiento, seguir saliendo de gira, haciendo conciertos didácticos, trabajar con compositores para tener obra dedicada al grupo.

"El mayor reto ahorita es que PSAPPHA se convierta en empresa cultural, tener tranquilidad laboral y económica. Es importante tener foros e ingresos, porque aunque disfrutamos y amamos lo que hacemos, nuestro trabajo vale porque invertimos muchas horas en él".

"Estar en PSAPPHA es un logro, una meta en el camino". 

Edmundo Langner

"Estar en PSAPPHA ha sido un proceso, desde que empezaba a tocar partes fáciles en obras sencillas, ha sido un crecimiento, me siento feliz y agradecido porque me han brindado esta oportunidad". 

Alejandro Inda

"Recuerdo cuando en la primaria nos preguntábamos qué quieres ser: músico, porque me gusta la música y verme ya con ciertas armas en la música, es un buen camino el que he recorrido". 

Fernando Correa

"Tengo la fortuna de disfrutar mi trabajo, amar lo que hago, me gusta, lo disfruto, tanto en la orquesta, el ensamble, como maestro y aunque hay jornadas de muchas horas, al final estoy contento porque disfruto lo que hago". 

Diego Rojas

CERVANTINO 

PSAPPHA tiene una nutrida agenda para el Festival Cervantino:

El 11 de octubre se presentarán en el Templo de la Compañía, con las piezas "Estudio geométrico", de José Luis Castillo; Tehuala, de Juan Felipe Wader; "Omphalo", de Westlake; "Adagio", de Samuel Barber, y "Trio per uno", de Zivkovic.

Tendrán dos participaciones con Delfos, en Cuaderno de viaje, los días 12 y 13 y el 18 y 19 estarán con Danza Joven, en la pieza "Bonsai".

Además de los conciertos con la OSSLA, los días 19, 20 y 21.

 

 

 

Sin comentarios

Publicar comentario

Los comentarios son previamente moderados. Todos los campos son obligatorios.