Notas y Artículos

La formación de hábitos intelectuales en los hijos

08:00 hs. | 16 de Febrero | Portada

La formación de hábitos intelectuales en los hijos

El Dr. Isauro Blanco Pedraza, invitado por el Instituto Chapultepec, expuso su conferencia “La formación de hábitos intelectuales en los hijos”, un tema de sumo interés dirigido a los padres de familia que se dieron cita en la Torre Académica de la UAS.

De una manera amena y con un sentido práctico de aplicación, compartió importantes conocimientos, fruto de su experiencia de 40 años de investigación en el desarrollo de habilidades intelectuales. El Dr. Blanco Pedraza, Premio Nacional de Investigación e Innovación Educativa 2007 otorgado por el Ministerio de Educación de España, radica actualmente en París donde realiza investigaciones en colaboración con la UNESCO.

Hace falta educar la inteligencia en casa

“La inteligencia es la capacidad de una persona para dirigir su vida utilizando la información aprendida, elaborada y producida”. Expresó la necesidad de que, a nivel escuela y familia, se logre una sintonía de manera que los hijos salgan mejor preparados para tomar decisiones en todos los campos de su vida.  “He visto lo que está funcionando en varios países -comentó, agregando que acababa de estar en Finlandia, que se distingue por su elevado nivel de vida-. Hay que trabajar para educar la inteligencia, ¿de qué sirve que logren un título académico si luego en la vida están reprobando como seres humanos”?

“Todos los fracasos de la inteligencia se van a traducir en desdicha” –dijo aludiendo al sistema de creencias que transmitimos a los hijos a través de nuestras expresiones y actitudes-. “¿Cómo reacciono yo ante un estímulo ambiental adverso? Para ser más ilustrativo citó frases que se dan en la cotidianeidad, sin considerar la influencia que pueden tener:

  1. No se me dan las matemáticas” (es algo que escuchamos, por ejemplo en la familia).
  2. “Hoy es lunes, qué pesado…” (Sin darnos cuenta, les enseñamos esas creencias a los hijos)
  3. “El trabajo es un castigo de Dios” (Si uno piensa eso, y lo externa con palabras o con actitudes, lo transmite a los hijos).

“El trabajo es gratificante, hay que disfrutarlo… Lo que los niños ven en sus padres, es lo que van a aprender…  Si piensas más en el viernes que en el lunes, quiere decir que lo que haces entre semana no es de tu satisfacción.  La gente más productiva que conozco, no piensa en la jubilación; ¿por qué han de dejar un trabajo que les da satisfacción?”

“Trata a tu hijo como puede llegar a ser”

Una recomendación que exige respeto y congruencia entre nuestros pensamientos y actitudes; tal vez por ello el expositor señaló inmediatamente después: “Cuiden mucho lo que piensan de cualquier situación, -y agregó-: Hacemos un sistema de creencias, derivado de lo que pensamos y lo que decimos”.

“Lo que los hijos van reproduciendo es lo que yo les enseño”

Lo ideal es que los padres transmitan a sus hijos lo mejor de su pensamiento y de su visión de la vida a través de sus acciones. Los hijos en sus primeros años imitan lo que hace su papá, o lo que dice mamá, aprenden mucho a través de lo que captan del hablar y del actuar de sus padres; pero ¿qué sucede si no son papá y mamá las personas con más presencia para el hijo? ¿De quién reproduce el niño palabras, actitudes, acciones?

Neuropsicología aplicada a la educación

Los primeros siete años de la vida del niño son fundamentales. “Mientras más pequeño es el niño más intensa es la plasticidad neurológica” -señaló el Dr. Isauro Blanco destacando así la importancia de la movilidad y la manipulación en esa etapa del desarrollo-.

“En los países que tienen mejor educación, todos los niños empiezan la primaria con 7 años de edad.  Es conveniente que a los niños, antes de los 7 años se les den muchos estímulos. Mientras el niño entre al pensamiento abstracto más tarde, es mejor; en esos países los adolescentes hablan 5 idiomas”.

El expositor comentó que ha podido apreciar un mayor desarrollo de la inteligencia cuando hay un mejor nivel de lectura. “Cuando la madre es lectora, el niño empieza a desarrollar el hábito de lectura”.

Dijo también que la tecnología científica permite hoy apreciar lo siguiente: Cuando un niño está viendo un cuento en una Tablet, se enciende una luz en un punto que corresponde a la parte visual de su cerebro; en cambio, cuando se aplicó este recurso a un niño escuchando la narración que su mamá le hacía de un cuento, se encendían muchas luces, porque los estímulos eran múltiples. La imaginación del niño genera nuevas conexiones neuronales.

Las explicaciones que les damos a los niños también funcionan como estímulos. Los niños entienden perfectamente cuando uno les explica. “Hay qué decirles por qué y para qué les pedimos algo, no sólo darles órdenes”.

“Después de los 7 años hay que retar de manera gradual la inteligencia, porque la inteligencia crece en el reto, la dificultad y la ambigüedad”.  Expresó también que, en la adolescencia empieza la maduración del lóbulo pre-frontal, que se logra en la mujer a los 20 años y en el hombre a los 25. “En la adolescencia hay un aporte hormonal y no hay freno, porque es el lóbulo temporal el que da la sensatez”.

Alejen de sus niños el mundo de la imagen

“Un adolescente no se puede ir a su cuarto con ninguna tablet o celular. Están durmiendo poco, y los adolescentes deben dormir entre  8 y 9 horas…” El expositor pidió a los padres no ser ingenuos, señalando que los adolescentes no están viendo El economista, están en pornografía. Las pantallas y celulares tienen que estar en un lugar público de la casa… “Lo que regula el uso que los adolescentes hacen de la tecnología de la comunicación es el lóbulo pre-frontal, pero la estimulación que les estamos dando es muy pobre”.

Para evidenciar la importancia del desarrollo de la inteligencia, habló de su contraparte-: Fracasos de la inteligencia: 1) Incapacidad para ajustarse a la realidad. 2) Torpeza para solucionar problemas afectivos o sociales) 3. Cometer errores sistemáticos. 4) Emprender metas disparatadas. 5) Decidir amargarse la vida.  6) Empeño en la crueldad o la violencia.

“El fin de la educación de la inteligencia es la felicidad”

  1. “1. Fomentar la lectura en casa  2. Reducir los tiempos de pantalla  3. Cuando salgan en pareja, prohibido el celular    4. Énfasis en cómo y por qué (convénceme tú a mí de por qué te debo dar permiso)   5. Desarrollo de la cultura del trabajo y del esfuerzo   6. Los alumnos con éxito tienen confianza en sus propios talentos”.

“Cuando hay una educación de la estética estamos más cerca de la ética”

Al final, le hicieron preguntas acerca de la importancia del Arte en la educación. El expositor respondió que aprender a tocar un instrumento musical favorece el desarrollo del alumno en muchos aspectos.

Por: Lourdes C. de Ocampo chapulin@ich.edu.mx

 

Sin comentarios

Publicar comentario

Los comentarios son previamente moderados. Todos los campos son obligatorios.